From: Juan Magariños
To: UDELAC-2006
Sent: Wednesday, November 08, 2006 9:38 AM
Subject: CHARLA-DEBATE 26-10-06

 
Estimadas/os Investigadoras/es del Proyecto UdelaC:
 
Difundo la charla y debate que se desarrolló durante la última reunión presencial en la Universidad Nacional de Jujuy. Son ideas en gestación, pero me parece oportuno recuperarlas para la reflexión de quienes participaron y darlas a conocer a los investigadores virtuales; son apenas un disparador para continuar pensando y desarrollando la temática central de la UdelaC, para contradecirlas, modificarlas, corregirlas, reafirmarlas o para plantear otras direcciones posibles; pero solicito a todos los investigadores y, en especial, a los virtuales, que aporten su reflexión personal en torno a lo que allí se habló. No le temo a mostrar lo que todavía no está "bien pensado"; a mostrar lo que está en ese banco de carpintero del que dije alguna vez que es donde se toma, se clava, se cepilla y se tira, o se ajustan, se construyen y se lustran pensamientos y proyectos. No acepto la política de esconder, sino que me propongo y propongo a quienes me acompañan mostrar, compartir, lo que se va haciendo, para merecer la crítica y aportar a quienes lo necesiten.
 
Agradezco a Susana Farfán, Mita Homs y Leticia Jiménez la ardua tarea de desgrabar, no siempre en las mejores condiciones acústicas deseables, y en transcribirlo para que, ahora, podamos tomar perspectiva de lo que se dijo y continuar con el siguiente paso.
 
Cordialmente,
Juan

 

 

From: Susana Farfán

To: Juan Magariños

Sent: Thursday, 26 de October, 7:00 PM

Subject: UDELAC -  Reunión  presencial: charla debate. 

Magariños, Juan:

- El problema se plantea,  en el trabajo de escenarios, en la manera de  recuperar información; lo que hay que captar será distinto según lo que queramos probar. Una cosa es el relevamiento  de esas situaciones que mas o menos tenemos identificadas, lo que buscamos, como por ejemplo ese aprendizaje por imitación: el buscar acomodarse, el insertarse en un grupo, poder seguir viviendo, seguir en un trabajo, etc., estos ejemplos nos dan los tipos de fenómenos. No obstante  la forma de registrarlo,  lo que vamos a ir recuperando dependerá  bastante de lo que sean las hipótesis. Las hipótesis son la explicación que queremos darle al problema.  La investigación consiste,  justamente, en explicar el problema. Si esto es una investigación debemos tener un Problema al que debemos explicar. El diagnóstico es recuperar y sistematizar información acerca de un fenómeno, de un ámbito social determinado.  El diagnóstico es el recurso,  es lo que hemos estado haciendo: empezamos a trabajar, a recabar información para ir viendo si nos ayuda a formular el problema. El diagnóstico, orientado a la investigación, será practicar esas hipótesis.

Otro aspecto es del ensayo, cuyos textos nos servirán para abordar determinados conceptos y establecer, así, su utilidad.

Aparte de Conte y Paolucci y el texto de Dawkins sobre los “memes”, yo recomendaría la lectura del último texto que mandó Teresa Anguera, para tener un sentido de la recuperación de la información, lo más objetivo posible.  Anguera es miembro del equipo virtual. Hay que depurar de alguna manera esa búsqueda utópica del fenómeno real, siempre es bueno, sabiendo que se lo construye a partir de las semiosis que lo enuncian, tenerlo lo menos contaminado posible  de subjetividades, por eso les pediría que comenten este texto, lo que vean de positivo para el proyecto y para que ella también tenga  una respuesta a su trabajo y se vea de qué manera elaboramos los comentarios a los textos. Comentar un texto, por una parte exige leerlo y, por otra, establecer qué concretamente es aplicable en el escenario que están esbozando. Les sugiero  que estos comentarios los distribuyan a los integrantes de la Investigación.

Empecé a diseñar una síntesis de lo que yo mismo fui elaborando, para ir viendo y buscando los ejes que podrían  llevarnos a concretar el  problema. Todavía no estoy convencido, por favor, les pido sus aportes.

Olmos, Eva - Profesor, ¿es ir elaborando el marco teórico ajustado a nuestro objeto en el escenario?

Magariños: - El marco teórico son los textos, los  convenientes para nuestro trabajo, auque reiteren comentarios sobre un mismo aspecto. Una de las ideas claves del tema que estamos estudiando nos lleva a identificar un proceso de construcción de la Identidad Social (¿consistirá en esto nuestro problema?), respecto de lo cual alguno de ustedes había mencionado al ensayo de Aguinis: “El atroz encanto de ser argentino”.

Espíndola, Miguel: - Es un ensayo.

Magariños: - A través de ensayo podemos abordar y enfocar el tema; ello me impulsa a explorar este criterio acerca de que si lo que estamos buscando no será: establecer cómo se construye la Identidad Social, como práctica del aprendizaje social. Creo que la Identidad Social puede ser un punto concreto de partida.  

Espíndola: - La identidad es un tema antropológico. Veo muy ligado el término al tema de las condiciones culturales de las sociedades; en cambio comportamiento es más de la UdelaC, como proceso de conductas emergentes que se observan en la gente.

Magariños: - Si hablo de Identidad Social es porque tras ese registro de conductas o comportamientos está surgiendo una identidad social, o no. El trabajar, el registrar, esas maneras de comportarse, puede estarnos mostrando cómo se construye una Identidad. Por eso mismo pensé que hay que tener  en cuenta que todo escenario tiene que tener su contraparte diferencial; es el tema que se centra en la calidad diferencial de toda semántica. Por ejemplo si trabajamos la Residencia Médica en Jujuy, habría que trabajarla también en otro lugar de la Argentina o de otro país.

Jiménez, Leticia: - En una de las entrevistas a los médicos, nos dijeron que en todas las residencias médicas pasan las mismas cosa, es el mismo trato, la misma jerarquización. En todas las Residencias  Médicas está demasiado jerarquizado el comportamiento entre unos y otros. Nos decían que si llega un residente de curso más alto o avanzado, los de cursos inferiores deben cederle el asiento.  Aquí en Jujuy, lograron, como un acuerdo, una cuestión de horizontalidad.

Magariños: Eso justamente es Identidad Social. Es esa diferencia que están buscando en esta realidad de Jujuy. Esperemos lograr que otros investigadores aborden este mismo escenario de  la Residencia Médica en otro lugar; se puede encontrar otros criterios más  rigurosos, o más suaves, pero la cuestión es la búsqueda de ese diferencial. La construcción de la Identidad Social permitiría ir generando explicaciones a cerca de las diferencias en los grupos laborales de una misma sociedad. Hay diferencias entre grupos socioculturales, grupos aborígenes, incluso jujeños que tengan un modo de ubicarse dentro de una colectividad. La consigna sería investigar cómo se juegan las relaciones de poder, cómo se juegan las relaciones de imitación, qué criterios tienen; sin embargo no nos apeguemos demasiado a Conte y Paolucci; son criterios para manejar.  Yo pensé hasta en la India, ¿cómo se dará en la India (por nombrar una cultura muy diferente a la nuestra, pese al “McMundo”) ese juego de la interacción social para la supervivencia?; ¿ocurre en todas partes? Yo creo que sí.

López, Luís: - Yo estuve trabajando este tema de teoría institucional orgánica  en las bandas de rock. Hay relaciones de poder que se dan en estas comunidades. Acá se ven roles y la importancias de cada uno. Existen diferentes grupos laborales en la ciudad. Tengo textos del enfoque comunicacional que estoy trabajando, si a algún investigador le sirven, están a disposición. Esta teoría la llevé a la práctica, tratando el tema de afuera hacia dentro. Hay versiones anglosajonas de vínculo comunicacional.

Magariños: - ¡Ojo! Con la teoría porque no quiero que nos convirtamos en expositores de teorías. Usen Conte y Paolucci pero,  cuidado,  no generalicen todo en imitación y facilitación. Nuestro trabajo tiene un trasfondo anti-institucional.  Me interesa volver al tema de los grupos aborígenes, ya que puede ser realizable por la cercanía, aquí en Jujuy, a estas comunidades o pequeños poblados, tipo Puna, Humahuaca, etc.; ya que en estos lugares               hay una mentalidad más propia de grupo, cómo llegar a constatar algo, sus propios modos, maneras de aprendizaje y estabilidad del individuo en el entorno social. Esta información no es solo cuestión de resolverla con entrevistas. Por eso el escenario ideal es aquel en el que ustedes investigadores participen directamente; por ejemplo en el escenario de la Residencia Médica, lo ideal sería que entre el grupo haya un integrante médico, que podría transmitir testimonios,  siempre que sea un investigador más y acepte las reglas de juego. Esto tiene que ver con la Identidad Social, grupos de poder en la sociedad, grupos socio-culturales, grupos etnográficos, grupos distintos que ocurren en otro grupo mayor, por ejemplo, a lo que me referí de la India. Yo estoy tratando de modelar el planteo del problema. Si el problema fuese, por ejemplo, estudiar la construcción de la identidad social, esto implicaría suponer que existan distintas formas de integración; todo lo que decimos de la UdelaC: sobrevivir, mantenerse en un trabajo, mejorar en distintos ámbitos, etc. Entonces, vemos cómo se modela esa identidad social en los distintos grupos sociales e, incluso, las diferencias socio-históricas. Hay que ver si tiene historia la UdelaC. En un momento anotaba que la constancia en la actitud convivencial se opondría al carácter dinámico, histórico fundamental, con un interrogante… el cambio de toda sociedad de individuos. O sea que, si vamos viendo que aparenta no haber un cambio histórico, lo interesante será descubrir si hay algo en lo que efectivamente cambió; por eso interesa leer algunos textos de la Picaresca griega, romana, europea renacentista, etc. y decir qué diferencias  hay, no solamente en las profesiones o el modo de vivir de entonces sino en las actitudes. Si llega a ser la misma, y si la mayoría de los elementos observados coinciden con los nuestros,  se plantearía un gravísimo problema: esto sería una falsación de la exigencia del cambio histórico como condición básica de la sociedad humana. 

Espíndola: - ¿Con este sentido vos expresas que la UdelaC  no tiene historia?

Magariños: - No es que no tenga, es que aparentaría no tenerla. Me inquietó la semejanza entre lo que vamos viendo y lo que yo recordaba de la Picaresca, esa proximidad…

Espíndola: - Y si no tuviera cambio histórico ¿cuál sería el problema?

Magariños: - El problema sería casi metateórico en el sentido de plantear que no es cierto que la historia es un elemento fundamental en la sociedad humana; la historia como cambio, no como acontecimientos que se van sucediendo, sino que esos acontecimientos indican que la sociedad va cambiando. Entonces, esto sería grave, sería una falsación de esta hipótesis. Allí está justamente, el poder descubrir…

Espíndola: - A mi no me parece que sea tan grave que no tenga historia. En el Satiricón, en Petronio, me parece ver la descripción de la UdelaC como bien podríamos describirlo ahora, por eso siento que cuando insistís en el tema de la identidad estás tratando de que sea histórico.

Magariños: - Yo no digo que sea histórico.

Espíndola: - Estaba analizando lo que decías: “Vamos a comunidades aborígenes retiradas“y demás… y siento que lo llevamos al terreno de la antropología.

Magariños: - Pero, trabajamos desde nuestra exacta perspectiva, no estamos buscando, por ejemplo: qué técnicas usan para sobrevivir, estamos describiendo comportamientos socio-culturales, enfrentado un enfoque positivista por lo menos, en fin… creo que es muy distinto.

Espíndola: - Vuelvo a insistir, me parece que el tema va más por un tipo de comportamiento muy especial de la UdelaC, que por una identidad social.

Magariños: - Vamos a usar este comentario para buscarle el sentido o no. De pronto pensé simplemente que esas estrategias varían de zona en zona, generando una identidad.

Espíndola: - Lo que nos importa son esas estrategias, no la identidad.

Magariños: - No me interesa la identidad como un problema antropológico, pero para mí la identidad es la diferencia: estos actúan así, de esta forma, aquellos actúan de otra manera. Luego, estos están construyendo la identidad de un jujeño, por ejemplo. No me meto en categorías antropológicas, estoy definiendo la identidad como un núcleo de comportamientos en cuanto reiterado y diferencial de otro.

Espíndola: - Lo que sí es diferencial son los comportamientos, porque detrás de la identidad está el tema no es sólo de la UdelaC, sino también de la Educación Formal, instituciones como la Iglesia, el sistema político. Es amplio, precisamente porque es amplio lo de la identidad, creo que  la UdelaC es más bien parainstitucional.  Por ejemplo en la Residencia Médica tienen que aprender a moverse, a comportarse…

Magariños: - Eso es identidad.  Estás usando un concepto de identidad abstracto, especulativo y metateórico, para poder rechazarlo. A mí me interesa la identidad diferencial que surge por ese tipo de grupos de comportamientos, constantes en un grupo (y en un tiempo limitado) y diferente de los comportamientos que se dan en otro grupo, que así ambos quedan diferencialmente identificados.

Jiménez: - Cuando nos ubicamos en un lugar, observamos las conductas que llevan a estas personas (residentes médicos) a mostrar cómo quieren ser vistos ¿y no es eso la identidad? Estos residentes quieren ser vistos de determinada manera y para eso adquieren copias de determinadas conductas de los otros que se parecen a lo que ellos quieren llegar a ser; cómo quieren ser valorados… y esto tiene que ver con la identidad.

Homs, Mita: - El concepto de identidad implica una diferenciación respecto de lo otro.

Espíndola: - Para mí la noción de identidad implica algo más o menos estable.

Magariños: - No,  eso es algo teórico.

Espíndola: - Y si lo situás como vos querés: en Jujuy, en la India, donde fuere… más estable es aún, porque estaría explicada en esas coordenadas. En cambio el concepto de la UdelaC  lo veo mucho más estratégico, más actitudinal.

Magariños: - Es la actitud diferente lo que define la manera diferencial de ser de la gente.

Espíndola: - Por eso el foco tiene que ser la estrategia, el fin.

Magariños: - El fin no. Nosotros decimos que con esa estrategia hay una intención que es la identificación, hay un resultado identificador.  

Jiménez: - Claro, desde el momento en que nos ubicamos en la Residencia médica de Jujuy, vamos a ver cómo se comportan los residentes; los estamos identificando y estamos viendo cómo ellos adquieren la identidad de ser residentes, y están todas las condiciones para que sean eso: residentes.

Magariños: - reconozco que quizás el término no sea el adecuado: “identidad social” porque se contamina mucho del problema antropológico-sociológico, pero lo que yo estoy buscando es el matiz diferencial que existe en cada grupo social, en cada grupo laboral, en cada grupo cultural- social-regional.

Espíndola: - ¿Y no puede ser eso el aprendizaje por comportamiento, un tipo de conocimiento que es parainstitucional?  Porque no puede estar al margen, tiene que estar acompañado, pero  de alguna manera no está reglamentado, no está establecido.

Magariños: - Pero se reitera dentro del cambio histórico que pretendemos establecer. Es el modo habitual de actuar de una persona independientemente de si está en la iglesia, en la universidad o en el hospital. Si hay un común denominador en estos escenarios que estamos viendo; si en Jujuy actúan con esta tendencia y en otro lugar con otra, eso yo lo considero, por lo menos, un ingrediente de la construcción de Identidad Social. Ese grupo se identifica con esa manera de pensar, y no con ninguna otra.  Es la manera, el mecanismo con que actúa y como tratan  de integrarse, y eso es lo distinto según los países; por ejemplo es distinta la manera de actuar de un paraguayo que la de un argentino. En ese sentido voy a buscar esa diferencia en el comportamiento. Estoy tratando de nuclear algunos puntos que tengamos en común.

Jiménez: - Pensaba en los residentes, cómo estos comportamientos se dan  entre los de 1º, 2º y  3º año en cuanto a la horizontalidad en la identidad.

Magariños: - La manera de elaborar esa relación es la identidad de aceptar al otro, de disimular esas diferencias o expresar esas diferencias. Esa es la forma de construir la identidad. No estoy muy seguro del concepto de identidad, es probable que esté usando un término no adecuado; pero sí sostengo que lo que identifica es la manera de actuar, no en un único contexto médico,  sino, en principio, si estoy comparando médicos de dos lugares: sí; pero si estoy comparando distintas observaciones que estamos haciendo aquí en el mismo Jujuy, va a ser buscar qué común denominador hay en todos los jujeños, si es que lo hay. Entonces éste sería  el elemento que nosotros estamos recuperando para integrarse a otros en la identidad social. Bueno dejamos este tema para que lo sigan pensando, porque no se agota. El otro tema es: la calidad del conocimiento disponible. Ese conocimiento que estamos buscando, ¿qué calidad tiene? El discurso universitario ¿por qué toma interés en ese conocimiento? Ya saben que los problemas no son preguntas, sino enunciados asertivos (aunque lo que afirman deberá ser una contradicción descubierta en el objeto de investigación); ahora, provisionalmente, son preguntas para ir generando enunciados. De alguna manera el discurso universitario apunta a lo profesional, a la habilitación de algún título. Ahora todo lo que no sea la obtención de un título me tiene sin cuidado, como estudiante. Pero eso no quita que haya conocimiento, que haya producción de conocimientos, que en principio implica transferencia de conocimientos,  y además que haya un conocimiento que no ha sido objeto de una disciplina, aparte de los aprendizajes sociales inteligentes, etc., es que siempre está, todavía, como en un borde. Yo creo que la Universidad se tiene que bajar del pedestal y empezar a tomar información de la convivencia cotidiana. Claro que la dificultad ya está en lo utilitario de la universidad, en el título que nos habilita, no para conocer, sino para actuar legalmente en determinada área de actividad; esa es la falacia de la universidad. Hay un conocimiento que está establecido por tradición que hay que adquirir para tener un título. Hay mucho conocimiento que no está atendido en la Universidad y que, por ejemplo, se refiere a como ejercer ese título.

Espíndola: - A mi me quedó una idea del Dawkins de los memes. La idea de egoísmo. El meme no funciona con relación a la sociedad, ni siquiera con el individuo, sino consigo mismo, pero se difunde socialmente. La UdelaC tienes esas características, es decir, el protagonista está pensando más  en términos de qué ventajas saca, teniendo los conocimientos de la UdelaC. El meme es egoísta y la UdelaC es egoísta.

Magariños: - De acuerdo.

Espíndola: - Esto me pareció un rasgo característico del tipo de conocimiento, habría que cambiar, quizás, el término egoísta.

Magariños: - No. El término no está mal tomándolo según el autor. Entonces, lo profesional frente a la obtención de una ventaja inmediata es egoísta.  En la UdelaC ese aprendizaje busca una finalidad egoísta.  Pero, en el egoísmo,  si bien cada uno, con nuestro propio comportamiento, cada abogado, médico, etc., busca obtener un determinado beneficio, en una situación determinada, no obstante es generalizable la construcción del conocimiento que se requiere para ello y el que se obtiene al realizar ese concreto comportamiento.  Entonces en lo generalizable de la construcción del conocimiento es donde estaría el otro conocimiento que estamos buscando. La Universidad no atiende más que al título; la UdelaC atiende a la práctica profesional, estamos identificando un conocimiento que apunta a la ventaja del individuo.

Espíndola: - Pero no importa tanto el individuo, sino que ese tipo de conocimiento se mantiene. Hagamos la comparación: ¿para qué le dan el título? Nos dan  el título ¿para qué? Para de alguna manera,  utilizando una metáfora de Dawkins, ser altruista  con mi mérito. Este individuo cursó tantos años…, es abogado, tiene un certificado; en cambio él mismo,  para tratar de ser mejor abogado, ganar bien, tener un buen puesto, etc., tiene que realizar una cantidad de aprendizajes. Por eso me gusta el hecho de calificar  al tipo de conocimiento que da la UdelaC como un conocimiento egoísta. Éste me parece un rasgo diferenciador, en cambio los otros tipos de conocimientos institucionales que aprendemos en la universidad son más bien altruistas. 

Magariños: - Es un egoísmo que, no obstante, tiene pautas genéricas, por lo menos, y aquí vuelvo a la identidad, es particular en cada región, en cada ámbito y se diferencia de otros. De alguna manera hay una idea general de “trepar”, todos tratan de trepar, de sacar ventajas, el mentiroso, el especulador…, pero en cada sitio se trepa de un modo distinto.

Espíndola: - En ese sentido sí.   La verdad que me asustaste cuando dijiste “vamos a las comunidades aborígenes” que me sonaba a modo de  antropólogos.

Magariños: -  No de ninguna manera. Es la búsqueda de ese comportamiento, ver  sí tiene rasgos diferenciales, es ese comportamiento en concreto.

Espíndola: - Ahora, tenemos un problema cuando encontramos una contradicción, un absurdo o una incongruencia. Me parece que la gran contradicción, no es tanto si pasa igual en la India, o cualquier parte  del mundo, sino que en la India haya UdelaC, esa sí sería  una contradicción muy fuerte. Que haya un conocimiento, un aprendizaje organizado,  institucional o formal y que también  funcione la UdelaC, en otro lugar. Me parece una gran contradicción, porque es tan eficaz como la otra.

Magariños: - Exacto. Por eso me pregunto: ¿Qué calidad tiene este otro conocimiento que no lo admite la Universidad institucional? En la universidad no se integran los contenidos de la UdelaC a las distintas disciplinas de carreras de las facultades, prescinden de ellos.  Por eso, este conocimiento es el llamado marginal, pero ¿por qué es marginal si todos lo necesitamos?

Espíndola: - Yo quiero cambiar el término marginal por paraintinstitucional.

Magariños: - No lo sé, porque estamos incluyendo mucho en el término “institucional”.

Espíndola: - Es que no puede darse al margen totalmente de la institución. Si existe y funciona es porque se da  siendo un “curriculum oculto”, siendo la “caja negra” de la sociedad.

Magariños: - La sociedad funciona a través de instituciones, toda la sociedad está institucionalizada; ahora,  el papel de cada uno para entrar, para desarrollarse,  para tener éxito, requiere un tipo de conocimiento que resultan ser lo que llamas “parainstitucional”. Digamos, en la UdelaC están los “bordes” del estudio universitario, prácticamente no tomados en cuenta, pero están en el discurso de lo convivencial. No se si es oportuno o no pero, estoy buscando justamente la manera de exaltar la convivencia y el éxito de la convivencia, el discurso universitario distinto del discurso convivencial, el cual requiere también del conocimiento. Esta adaptación con experiencia asistemática no se la programa, no se la proclama, se la “bisbisea”.

Espíndola: - Yo paso a la segunda idea: lo absurdo. Si el otro conocimiento es proclamado, organizado… entonces ¿cómo es que los contenidos de la UdelaC son de igual o de mayor importancia cuando convivimos? Porque no sólo se trata de ser profesor, por ejemplo, sino de moverse, actuar, en la institución escolar; no sólo es ser abogado, sino desempeñarse de determinada manera en tribunales, en cada bufete; descentramos la convivencia. Allí estamos mostrando otra característica del problema “el absurdo”.  Absurdo, en el sentido de que la universidad me prepara para ser un profesional, pero la otra, la UdelaC,  es distinta o de mayor importancia para aquel que sabe manejar su conocimiento como abogado, médico residente, etc. Eso es lo absurdo.

Magariños: - Justamente uno de los problemas es el problema de “el diferencial” de la universidad, que me parece importante porque en el fondo de todo esto, debe haber una revisión crítica del nivel universitario. La temática de la UdelaC, que la universidad oculta, o por lo menos no lo hace explícita, le da a ese conocimiento el rol de  “el Otro”  o el inconsciente del pensamiento científico; digo esto de un modo muy tentativo… además de tentador.  El pensamiento científico es el pensamiento explícito, el organizado; pero detrás está “el Otro”, el  inconsciente, está el que aprendí y sigo aprendiendo sin darme cuenta,  que es el de la UdelaC.  Es una metáfora, como que el pensamiento científico o de la universidad tendría un inconsciente, un imperativo oculto que es la UdelaC. Una de las características de todo conocimiento científico es la consistencia y la coherencia internas, así como la adecuación con los objetivos a lograr; en la UdelaC  no, porque en un momento dado cambia a otra cosa que es totalmente contradictoria con el  conocimiento anterior. ¿Hasta qué punto podemos seguir llamando a eso conocimiento? Porque el conocimiento no es nuevo, porque las instituciones académicas no son las “dueñas del conocimiento”, lo han tomado, allí comienza la “Escolástica”.  En el medio de la Escolástica, en el medio de los problemas religiosos, estamos buscando otra ciencia, que es el comportamiento marginal, eficaz, consistente, coherente… herético Y a través de esta búsqueda es que podamos ir identificando qué queremos explicar; ¿por qué el desaire a la UdelaC, por qué no lo toma la universidad? Porque es un conocimiento marginal, es parainstitucional, pero en el sentido de que no forma parte de los planes de estudios universitarios.  Me interesa en la propia expresión nuestra de “UdelaC”, que hemos diseñado primero,  como metáfora y oxímoron, sobre todo la parte de oxímoron, o sea, en cuanto Universidad es aprendizaje institucionalizado; en cuanto Calle es negación del aprendizaje. ¿Qué estamos queriendo decir con esto? También creo que forma parte del Problema.

Homs:-  No es negación del aprendizaje,  la calle. La calle es negación de la formalidad impuesta del aprendizaje. El Aprendizaje de la universidad está institucionalizado y en la Calle, el aprendizaje  está como en la naturaleza.

Magariños: -  Nosotros estamos buscando un concepto de aprendizaje que recupere de la  calle actitudes improvisadas y exitosas.

Homs: -       Ese será un criterio de evaluación.

Magariños: - Claro, en la calle se busca el éxito. En la universidad se busca la eficacia. Eficacia en el sentido de dominio del saber, por ejemplo, saber manejar los productos químicos, hacer una cirugía, etc.  Pero en la UdelaC se busca el éxito. Un  conocimiento adquirido que  lo hace a su manera, se repite siempre en determinado grupo, y eso es lo que le da identidad.  En el grupo social, el individuo  se está reconociendo, dice: “ése es de los míos”,  porque actúa de determinada manera y seguro viene otro con otra estrategia …

Espíndola: - Para mi, un rasgo bien diferencial es que el conocimiento que recibimos de la universidad es coherente y consistente, en cambio el de la UdelaC es incoherente, cambia, es inconsistente.

Magariños: - Pero podemos jerarquizar ese conocimiento, pese a esas características. Es decir no todo conocimiento necesita ser coherente y consistente.

Espíndola: - Me encantó Dawkins; Dennet no sé lo que quiere hacer.  De la idea de Dawkins: los memes no son altruistas ni pueden prever el futuro. El conocimiento de la universidad intenta ser altruista y prever el futuro. En cambio los memes son espontáneos y piensan en ellos. La UdelaC es genética total pura, es oportunista. Y dice el autor que las dos cosas por las que la idea de los memes no termina de cuadrar es que en el fondo somos sociedades altruistas y sociedades que prevén el futuro; los memes no hacen eso, viven el momento y buscan sus ventajas.

Homs: -       Hay algo que aparece mucho en las entrevistas que les pedí a los alumnos de Comunicación. Se ve mucho la calle como la que te enseña lo bueno y lo malo. La gente ve a la calle como el lugar de lo malo, lo desordenado, pero desde la universidad, en el proceso de aprendizaje, hay muy poca crítica, esta valorizado: “Esto es lo que hay que saber”  y cuando hablan en el sentido común de la UdelaC, ellos  hablan de esa tarea de valorización personal que tienen que hacer por sí mismos y lo retrotraen siempre a las condiciones morales. No está prevalorizado.

Espíndola: - El conocimiento que da la Universidad es por “principios”, en cambio el conocimiento de la UdelaC es por “objetivos”.

Homs: -       El aprendizaje social cognitivo le crea conflicto al individuo con el medio social.

Espíndola: - Lo que se enseña en la Universidad es lo que alguna política educativa cree bueno.

Homs: -       Está valorizado.

Magariños: - Obedeciendo a objetivos políticos sociales. Por eso en la cátedra de Comunicación y Educación dijimos: separemos lo que es educación de lo que es adecuación.  La Universidad, tras la pretensión de que está educando, está actuando o adecuando para que la persona no “moleste socialmente”; pero eso es quitarle al “tipo”  cierta creatividad, para que se coordine y se integre sin generar disturbios.

Espíndola: - En cambio la UdelaC  no se guía por objetivos, metas, ni principios. Te enseña lo que es ventajoso, te enseña lo que es éxito.

Homs: -       En las entrevistas se ven testimonio de la gente sobre qué tienen que decidir. Se ve que hay gente que tiene mucha actividad en lugares formalizados, hablan mucho de drogas, distintas situaciones, tristezas… y cómo tienen que ubicarse ante eso, ninguno eligió eso, ninguno dijo que esas situaciones le encantaban. 

Espíndola: - Lo que acabás de decir  me sugiere otra cosa: la UdelaC  es inevitable. Estoy pensando que el sistema educativo es evitable.

Jiménez: - Mi madre nos dice: “Para sus hijos, junten plata, que rindan libres porque la escuela no sirve para nada. Les van a dar más originalidad como opción”.

Olmos: -      La institución escolar se quedó en el tiempo. Cuando se hicieron las Jornadas de Investigación, el año pasado, un profesor de Comunicación planteaba que  el Plan de estudios de la carrera de Comunicación Social de esta Facultad no tiene vigencia, ya nos les sirve, ya no se adecuaba a la sociedad.

Magariños: - Sugiero retomar el concepto de oxímoron  y ver como al iniciar el proyecto planteamos esa oposición entre educación y calle, mejor dicho entre universidad y calle.  

Espíndola: Yo propongo cambiar el nombre: “La Callejidad  (callejeridad) de la Universidad“.

Homs:        - Yo pensaba, por más institucionalizado, por más estructurado, por más reconocido que esté socialmente, en cualquier espacio de aprendizaje está presente la “callejidad” –este neologismo- , pensaba cuánto de callejidad hay en la familia, por ejemplo, que como institución es lo más directo; cuánta callejidad en los aprendizajes de cada uno de los individuos integrantes, respecto de los demás, tienen que desarrollar para mantenerse mas o menos adaptados a esa familia.

Espíndola: - La idea de los hermanos mayores que generalmente cumplen con todo, pero es distinto con el del medio o el menor.

Homs: -       Las madres, algunas manipuladoras o no, también manejan de alguna manera a cada uno de sus hijos de acuerdo con el carácter, etc. Es muy complejo.

Magariños: - La universidad justamente se está callejizando en la exigencia de los cambios de pensamientos, de estructuras, de calidad. Se atisba en la parte de interés de los alumnos, en las materias, en la rutina burocrática de los trámites, que dominan la parte de aprendizajes. Queda una especie de formalismo cognitivo de producción sobre la cuestión de conocimientos pero muy formal y eso es problema, problema como hipótesis. Las hipótesis son explicaciones intuitivas, que habrá que comprobar, de por qué la universidad no toma esos conocimientos y por qué para la calle son imprescindibles. Habría que encontrar las cuestiones  generales de las cuales se van derivando estos temas.

Espíndola: - Hay otra cosa que quiero decir del texto de Dawkins. Las tres características de los genes: fidelidad, longevidad y capacidad de réplica,  las tiene la UdelaC. Se ha mantenido a lo largo de todas la civilizaciones longevas, sigue siendo fecunda y sigue siendo importante practicarla y produce capacidad de réplica o copia. Los memes son estables y la capacidad de copia  se basa  en la imitación.  Está en el Satiricón, en el Periquillo Sarniento y está en El atroz encanto de ser argentinos,  por eso que es longevo.

Magariños: - Aquí,  nuestra tarea es encontrar la diferencia. Hay mucho reduccionismo en esa centralización. Lo que nos interesa es superar esa manera generalizada y empezar a ver la diferencia, la especificidad, lo que hacen los grupos sociales, actúan distinto dentro de lo común, allí aparecería la historia.

Jiménez. – En el ensayo de Aguinis hay un ejemplo: “Un argentino que pasea por una ciudad de España, conduciendo un auto, y a toda velocidad, pasa una luz roja. El policía de tránsito lo persigue, lo detiene y  pregunta:

                     -Usted es argentino ¿verdad?

                     - Sí, soy argentino. Pero ¿qué pasa, nada más que los argentinos pasamos con luz roja?

                     - Pues no.  Pero sólo los argentinos se ríen cuando lo hacen …

Espíndola: - Y quizás por eso, sea para nosotros más cara la idea de la UdelaC, esto de la “viveza criolla”.

Molina, Lucila: - En Un país de novela también de Aguinis,  hay varios ejemplos. La idea de que todos somos argentinos, pero el jujeño se parece más al boliviano, el mendocino al chileno, el porteño al uruguayo…Hay todo un capítulo dedicado a la “viveza criolla”.

Espíndola: - Es un capítulo desopilante, caracteriza lo que es “el vivo” y lo que es “el inteligente.

Magariños: - Es conveniente entonces, ubicarnos dentro de lo que usemos como marco teórico.  Otro tema es: La complejidad, dispersión y eficacia del conocimiento generado por el fenómeno social designado por la UdelaC es lo que lo constituye como problema. O sea que la eficacia es distinta de la calidad de los conocimientos. Entonces, ¿para qué sirve el conocimiento? Sigue siendo un pensamiento afín con la Escolástica, sigue siendo una fe, un glosario de conceptos ideales, que en el fondo no están siendo vistos utilitariamente; pero el conocimiento tiene que ser utilitario; el envejecimiento de la metafísica viene  de ahí: considerar que la metafísica no sirve para nada, parece dar respuesta a todo pero no aporta a nada. Da respuestas desde el punto de vista lógico especulativo, pero eso no  significaría nada, aplicadas en el mundo. Entonces, también en ese sentido la universidad oficial tiene que cambiar.

Espíndola: - Este tipo de conocimiento es cierto que no lo abordamos. ¿Se pueden explicar los fenómenos desde el punto de vista de los conocimientos que da la UdelaC?  Lo que nosotros estamos haciendo, entonces, es una paradoja: estamos reconociendo un tipo de conocimientos inconsistentes, incoherentes, pero los tratamos de coherentizar, para reducir la complejidad.  Estamos tratando de explicar por qué es eficaz explicándolo en términos universitarios.

Magariños: - En un momento dado esto lo  planteamos.

Espíndola: - Sí ¿por qué funcionan bien los conocimientos de la UdelaC?

Magariños: - Y, porque el “otro” no funciona más que para obtener el título.

Espíndola: - Si es que lo podés pensar así. Aunque a mi,  personalmente,  no me gusta cuando se parangona que lo que podés aprender en la facultad es mas o menos parecido al sentido común, a mí me parece que es una zona que se tiene que mantener siempre.

Magariños: - ¿Cuál?  ¿La de la Universidad?

Espíndola: - No, la callejidad, esa distancia. Porque el sentido común se maneja con estas cosas propias de la UdelaC; pero realmente la ciencia pensada en esos término de poder brindar soluciones rigurosas y demás es lo que se da acá, en la universidad.

Magariños: - O sea nuestra propia investigación es “Universidad”. Por eso de alguna manera estamos tratando de producir un razonamiento consistente, coherente; características que no tiene este otro conocimiento de la UdelaC, que no es ni consistente, ni coherente.

Espíndola: - Lo que no quiero es que sirva para este relativismo absoluto. Es como una explicación científica de algo que no es científico.

Molina: -     Lo que hace la Universidad con los conocimientos es legitimarlos y lo que podría causar cierta inquietud es que con nuestra investigación lo que podríamos llegar a hacer es legitimar los de la UdelaC.

Espíndola: - ¡Cuidado! Que reconocer su eficacia no sería legitimarlo, sino decir: habría que estudiarlo.

Magariños: - Hay que tener en cuenta qué entendemos por “legitimarlo”. De alguna manera reconocer esa eficacia no es que de pronto se incorpore a la enseñanza  universitaria; eso sería desbarrancar ese aprendizaje, debe quedar tal cual está ocurriendo, como algo que debemos conocer con el criterio académico universitario actual. ¿Por qué “legitimar”?  Está legitimado por su propio éxito; entonces de alguna manera no vamos a desbancarlo aunque saliese una versión crítica; lo que sí va a surgir es que tiene características diferentes al otro conocimiento. O sea,  lo que está pasando es que el conocimiento institucionalizado está perdiendo vigencia y validez. El conocimiento de la calle está adquiriendo cada vez mayor importancia en lo que es la construcción  del aprendizaje de cada uno. El conocimiento institucional pierde vigencia porque ha habido una gran ruptura respecto de lo que eran las teorías, la construcción de la teorías, la construcción de los procedimientos necesarios para el conocimiento; todo eso se vio que no era cierto. Cambiaron las matemáticas; a partir de la matemática infinitesimal, se acabó, aparece otra; no era un conocimiento necesario, no era la única. Está cuestionada la utilidad del valor del conocimiento y entonces, claro,  el propio conocimiento científico envejece. Cada vez más, la única eficacia de la universidad es el título.

Espíndola: -  Apareció la programación neurolinguística;  el tema se instala en la capacitación empresarial y si  lees las bases son una pavada supina. Lo último es “ontología del lenguaje” pero vende. El aprendizaje social, se está incorporando en las universidades; acá recién, pero en EEUU no sabés cómo lo utilizan y las organizaciones empresariales y de todo tipo respecto de las personas que trabajan.

Magariños: O sea que están incorporando muchos aspectos de la UdelaC a la práctica empresarial.

Homs: -      Hay una cantidad de proyectos elaborados en base al aprendizaje social, autores como los anglosajones tienen una influencia muy grande en el mundo empresarial.

Espíndola: - Son cosas que están vigentes.

Magariños: -  Yo creo que esto,  realmente, es un disparador para que lo vayan pensando,  para que  vayamos depurando la idea que estamos buscando: cuál sea el problema que estamos tratando de explicar.